Acceso Hermanos

Descargas

 Descargar boletin en formato pdf Boletín Navidad 2009
 Descargar boletin en formato pdfBoletín XXV aniversario
 Descargar pregón en formato pdfPregón XXV aniversario
 Descargar boletin en formato pdfBoletín 2008
 Descargar boletin en formato pdfBoletín 2010
 Descargar boletin en formato pdf Boletín 2011 Cuaresma
 Descargar boletin en formato pdf Boletín Navidad 2011
 Descargar boletin en formato pdf Cuaresma 2012
 Descargar boletin en formato pdf Boletín Navidad 2012
 Descargar boletin en formato pdf Boletín Cuaresma 2013
 Descargar boletin en formato pdf Boletín Navidad 2013
 Descargar boletin en formato pdf Boletín Cuaresma 2014
 Descargar boletin en formato pdf Boletín Navidad 2014

Imágenes

Atención, abrir en una nueva ventana. ImprimirE-mail

maría santísima del buen remedio

 IMAGEN DE MARÍA SANTÍSIMA DEL BUEN REMEDIO

Se trata de la  imagen de candelero de  una virgen dolorosa, realizada en 1.983 por el imaginero Antonio Dubé de Luque. Imagen del más puro estilo sevillano, inclinada hacia adelante, con la cabeza recta, con un bello rostro de mujer andaluza y esa difícil mezcla de serenidad, tristeza y hermosura que sólo está al alcance de los mejores escultores del arte religioso. Sus manos son todo un compendio de ternura y su cuerpo menudo adquiere una especial dimensión cuando la imagen se nos presenta vestida de reina en el altar de su paso de palio.

 

 

 

 

 

nuestro padre jesús de la sentencia

 

 

IMAGEN DE NUESTRO PADRE JESÚS DE LA SENTENCIA

En 1.987, y gracias al patrocinio de la familia Cañones-Montijano, el mismo imaginero talla la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia, tomando como referencia a las imágenes de Jesús Cautivo, de tan extendida devoción en las casas de la orden trinitaria. Pero esta imagen está destinada a presidir la representación del juicio más injusto que haya tenido lugar nunca sobre la faz de la tierra así que, en lugar aparecer un Cristo resignado como normalmente ocurre en la iconografía de los cautivos trinitarios, nuestra imagen es la de un hombre valiente y fuerte, sumiso ante Dios pero nunca derrotado por los que le condenan. La serenidad y dulzura de su mirada contrastan con ese firme paso al frente con el que asume la condena que nos salva. Se trata, efectivamente, del Redentor.